Velocity es una aplicación de conectividad por emulación fabricada por ivanti. Está diseñada para conectar terminales Android de captura de datos a aplicaciones basadas en protocolos VT100, IBM5250/3270, y SSH. La motivación original de Velocity era dotar a los usuarios de las aplicaciones con una interfase gráfica sin necesidad de modificar el sistema original. El proceso de transformación de la interfase nativa de texto plano de telnet a una interfase gráfica recibe el nombre de modernización. Este artículo explica cómo Velocity ha incumplido su promesa de modernización, y por qué MOBILIS recomienda no utilizarlo.

  1. El fabricante ivanti usa una campaña engañosa para ocultar el hecho de que el proceso de modernización de Velocity es complejo, lento, y costoso. La campaña original prometía un proceso de modernización automático. Después de muchos fracasos, clientes descontentos, e integradores frustrados, ivanti da marcha atrás no sólo a la promesa de un proceso automático, sino a la modernización misma de la interfase. En su campaña actual, ivanti recomienda la instalación de Velocity en modo nativo, es decir, usando la interfaz de texto plano. En este video, ivanti pide a sus integradores que primero intenten vender la terminal Android usando Velocity en texto plano, y después de consumada la venta, traten de vender la modernización gráfica mediante servicios profesionales con costo adicional.
  2. Bajo la metodología de ivanti, el costo de modernización es directamente proporcional al número de pantallas que componen los flujos de trabajo del WMS. Esto significa que un flujo de trabajo extenso resultará en pérdidas para todos los participantes. Si la empresa usuaria posee un número relativamente pequeño de terminales, el costo prorrateado de modernización podría resultar incluso más caro que la propia terminal. Si el integrador subsidia las horas invertidas por sus ingenieros de implementación, no solo no es retribuido por su trabajo, sino que desatiende otros proyectos mejor remunerados. La última opción, que muchas empresas han elegido, es dejar la interfase sin modernizar, desaprovechando las facultades de las nuevas terminales Android. En todos los casos, alguien siempre sale perdiendo.
  3. El software falla. El proceso de modernización es dependiente del descubrimiento manual de todas las pantallas de un flujo de trabajo. Este paso es propenso a fallas, porque con frecuencia muchas pantallas quedan sin descubrir. Una pantalla sin descubrir ocasiona una falla fatal en Velocity. Para corregir esta falla, Velocity implementó un parche burdo que permite la coexistencia del modo gráfico y nativo de las pantallas. El parche es un interruptor que se debe encender individualmente en cada terminal mediante un proceso manual. Además, si el número de pantallas modernizadas es muy grande, la terminal se ralentiza en detrimento de la productividad del operario. Nosotros hemos visto proyectos de 2 mil pantallas abandonados después de meses de trabajo.

    NativeMode_Switch
    interruptor para corregir la falla fatal del modo gráfico de Velocity
  4. La modernización de pantallas depende de la presencia de archivos locales en cada terminal. La distribución masiva de archivos en una base instalada de terminales obliga al usuario a adoptar un sistema de administración de terminales (MDM, por sus iniciales en inglés). La obligatoriedad de un MDM es un costo oculto de Velocity.

La recomendación de MOBILIS para las empresas que están en proceso de migración de sus terminales RF a plataforma Android es que adopten el software de emulación de StayLinked.