Las tareas guiadas por voz permiten a los operarios de los Centros de Distribución (CeDis) trabajar con la vista al frente y sus dos manos libres. A través de auriculares escuchan las instrucciones que de otra manera tendrían que leer en la pantalla de una computadora portátil. A través de un micrófono ingresan información al sistema mediante comandos hablados, en lugar de ingresarlos mediante un teclado alfanumérico ó un lector de código de barras. Como el proceso del CeDis donde esta tecnología es utilizada es surtido, a la solución también es común llamarla por la expresión en inglés voice-picking.

Trabajar con las dos manos libres ayuda a los CeDis a elevar en promedio 30% la productividad de los trabajadores, medido en número de transacciones por operario por hora, comparado con la productividad obtenida por el mismo operario utilizando lectores de códigos de barras.

El impulso a la productividad del trabajador no se debe tanto a que la voz sea un mejor método de captura de datos que el código de barras, sino a la consecuencia de trabajar con las dos manos libres.

Las computadoras de mano llevan en su nombre (handheld) la condena de su ineficiencia: ocupan las manos del trabajador. A pesar de que los códigos de barras son mucho más confiables como mecanismo de captura de datos, el incremento de productividad de las dos manos libres inclina a muchos CeDis a adoptar el Surtido por Voz.

Las empresas que implementan Surtido por Voz invierten en promedio entre $8,000 y $10,000 dólares americanos por trabajador en una solución llave-en-mano. Estos costos típicamente incluyen equipos nuevos, accesorios de voz, software, servidores, y servicios profesionales. Es previsible gastar cada año en mantenimiento de los componentes de la solución, como actualizaciones de software, soporte técnico, y refacciones y reparaciones de hardware.

Un paso preliminar obligatorio antes de implementar Voz

Cuando la tecnología de voz fue inventada hace más de treinta años, las computadoras de códigos de barras eran grandes y estorbosas. La ventaja operativa de las manos libres era exclusiva de la tecnología de voz. Hoy ya no es así. Las terminales modernas de códigos de barras son versiones industriales de los smartphones que han absorbido todas las aplicaciones imaginables de productividad, incluida la operación manos-libres.

Gracias al formato vestible de las terminales actuales, hoy es posible aprovechar la exactitud de los códigos de barras con la libertad de trabajar con las manos libres y la vista al frente.

En un CeDis moderno, el uso de las manos libres debería ser un asunto de rutina con ayuda de terminales vestibles. El truco de estas terminales es brindar a los operarios una experiencia cómoda de ingreso de datos por pantalla táctil. Los operarios están acostumbrados a sujetar sus terminales con las dos manos -justo la práctica que deseamos erradicar-. Como en el formato vestible la terminal está fija en un brazo, el operario se ve obligado a ingresar la misma información de siempre, pero con una sola mano. El nuevo teclado de pantalla debe transmitir al operario la sensación de alta velocidad. Muchos de ellos han desarrollado una gran velocidad para capturar datos a dos manos. No importa si su volumen de transacciones es mayor con la terminal vestible; si el operario percibe lentitud en la captura de datos de una sola pantalla, es posible que rechace la nueva terminal y fracase toda la iniciativa.

Muchas iniciativas de terminales vestibles fracasan por la incapacidad del integrador de diseñar teclados personalizados para cada proceso donde es usada la terminal. Contacte a Mobilis para implementar una estrategia exitosa de operación con manos libres.

Cómo elevar la productividad más allá de la voz

Existen técnicas de bajo costo que los administradores de CeDis pueden implementar para reducir el tiempo de captura de datos de los operarios, y transferirlo a más tiempo de movimiento de bultos.

Mobilis ha perfeccionado una metodología para descubrir e implementar mejores prácticas de uso de terminales que reducen el tiempo de captura de datos y maximizan el tiempo de movimiento de bultos. A estas mejores prácticas las denominamos prácticas de Almacenaje Esbelto porque aplicamos en las pantallas de las terminales los conceptos de la Manufactura Esbelta (Lean Manufacturing), por ejemplo, eliminamos pasos innecesarios, automatizamos pasos repetitivos, y reducimos el re-trabajo ocasionado por los errores.

Las prácticas de Almacenaje Esbelto tienen las siguientes características:

  1. Se pueden aplicar a cualquier proceso del CeDis, no solo el Surtido.
  2. Se pueden aplicar en las terminales actuales, de cualquier sistema operativo.
  3. El tiempo de implementación es en promedio 7 días.
  4. El costo de implementación es en promedio de USD $500/terminal.
  5. El incremento de productividad puede ir de 30% hasta 300%.

Estas mejores prácticas se pueden aplicar en terminales RF de cualquier plataforma, Windows o Android. No es necesario remplazar las terminales RF existentes para obtener los incrementos de productividad de estas mejores prácticas.

Conclusión

Las soluciones de voz para CeDis son efectivas para elevar la productividad de los procesos de Surtido. La modalidad de operación con manos-libres debe ser explorada como una condición preliminar. La ventaja de terminales vestibles es que permiten la operación con manos libres en cualquier proceso del CeDis, no solo el Surtido. La desventaja de las terminales vestibles es que son susceptibles al rechazo de los operarios si los teclados de pantalla no son personalizados al flujo de trabajo donde estará en operación la terminal.